Estrategia digital para Pymes en tiempos de covid

estrategia-digital-per-a-pimes-en-temps-de-covid-impulsora-digital-igualada

La pandemia ha supuesto un antes y un después para las empresas de nuestro país, provocando una aceleración de la digitalización de las pymes. Sin embargo, y a pesar de que el 98% de los consumidores afirma que es muy importante que una Pyme disponga de una página web propia, el 78% de las pymes españolas y autónomos no dispone de una página web; según el estudio sobre la digitalización de las pymes y los autónomos en nuestro país en 2020 realizado por GoDaddy.

Estos datos ponen de manifiesto que existe un enorme brecha digital. Si bien, este problema no es nuevo, el covid19 ha hecho que, por un lado, los consumidores adopten de forma más rápida nuevos canales y tecnologías y, por otro, que las empresas que no estaban digitalizadas, hayan tenido que hacer un esfuerzo extra ponerse al día tecnológicamente.

Para reducir esta brecha, las pymes deben poner el foco en la estrategia digital para subirse a la ola de la digitalización y, aprovechar, así, las oportunidades que brinda esta en tiempos de covid.

¿Qué es la estrategia digital en el ámbito empresarial?

Según la Wikipedia, el concepto estrategia tiene origen militar y hacía referencia al arte de ganar la guerra. Hoy en día, sin embargo, toma otro significado: siendo un plan que nos permite conseguir los objetivos que previamente nos hemos fijado. En el mundo de los negocios, la estrategia empresarial es el conjunto de acciones que alinean las metas y los objetivos de una organización. Mientras que la estrategia digital se basa en utilizar la tecnología y los medios digitales en toda la empresa tanto de forma interna como externa. Esta, sin embargo, siempre debe apuntar en la misma dirección que los objetivos generales.

Llegados a este punto, entra en juego el marketing digital. El marketing digital es la aplicación de la estrategia digital de puertas hacia fuera, es decir, de la empresa al cliente. ¿Como llegamos a nuestros clientes? ¿Como nos diferenciamos de la competencia? ¿De qué manera aportamos valor a nuestros clientes? De este modo, el marketing digital es fundamental para el desarrollo de tu estrategia digital, ya que te permitirá alcanzar los objetivos que te has fijado optimizando tus recursos. Para ejemplificarlo: un objetivo puede ser conseguir más visitas al sitio web y una estrategia es el posicionamiento web. Por tanto, el objetivo es lo que queremos conseguir y la estrategia es el cómo lo conseguiremos.

En resumen, la estrategia digital es el equivalente a la empresarial, pero enfocada a alcanzar los retos que plantea el entorno digital. A pesar de ello, hoy en día la estrategia digital cada vez tiene un mayor peso dentro de las Pymes. Tanto es así que muchas empresas lo han incorporado en su cadena de valor. Dentro del contexto actual de pandemia, las estrategias de marketing digital juegan un papel clave para comunicar y comercializar los productos y / o servicios en el exterior.

7 estrategias de marketing digital para Pymes en tiempos de Covid

Las principales estrategias de marketing digital que las Pymes tienen a su alcance para conseguir sus objetivos y hacer frente a los retos que plantea el covid19 son las siguientes:

Crear una página web. Un sitio web vendría a ser el escaparate de tu empresa en el mundo online. La página web es la estrategia por excelencia en marketing digital y debería estar en el centro de tu negocio, ya que es el punto principal de contacto con los consumidores. A pesar de que es una condición necesaria disponer de una página web, no es suficiente. ¿Qué quiero decir con esto? En Internet hay miles y miles de páginas, para que nuestra página sea visible, destaque y convierta usuarios en clientes, es necesario que la acompañamos de alguna de las otras estrategias digitales que se esbozan en este artículo.

Abrir un ecommerce. En el caso de las Pymes que venden directamente al consumidor final (esto es B2C), abrir una tienda online puede ser una buena opción si lo que se busca es ofrecer productos y/o servicios a cualquier persona independientemente de donde se encuentre ubicada. Del mismo modo que con la página web, no basta con abrir un ecommerce en Internet para vender. De forma que, hay que invertir en otras estrategias de marketing digital para conseguir que los usuarios que nos visitan se convierten en compradores.

Trabajar el posicionamiento web. Los buscadores, como: Google, Bing o Yahoo, son una herramienta que facilita a las personas encontrar lo que están buscando, ya sea un producto o un servicio. Para que tu página web aparezca en las primeras posiciones de búsqueda (las que obtienen el 60% de los clics y visitas), es necesario implementar una estrategia de posicionamiento web o posicionamiento SEO. Básicamente, hay de dos tipos: SEO on-page (dentro de la propia página) y SEO off-page (fuera de tu página). Tanto una como la otra son estrategias a medio y largo plazo.

Realizar campañas SEM. Cuando hablamos de SEM nos referimos a pagar por aparecer en las buscadores. La diferencia entre SEO y SEM es que, el primero, es un posicionamiento orgánico o natural mientras que, el SEM son campañas de publicidad pagadas. El SEM es una estrategia puntual que te puede ayudar en momentos concretos (por ej: Black Friday, Navidad, Semana Santa, etc.), pero no es recomendable alargarla en el tiempo. Es mejor trabajar el posicionamiento natural de la página e ir ganando posiciones poco a poco.

Implementar el email marketing. El email marketing es la clásica buzoneo, pero transportada al mundo digital. A pesar de que se puede pensar que es una estrategia obsoleta, lo cierto es que sigue muy vigente y es la que mejores resultados mujer; incluso más que las redes sociales. A través de bases de datos de clientes (siempre adquiridas de forma legítima), se puede articular una campaña de email marketing en forma de boletines informativos o de publicidad para hacer llegar las últimas novedades a nuestros clientes y potenciales clientes y, así, mantener un punto de contacto con éstos a lo largo del tiempo.

Poner en marcha el inbound marketing o, lo que es lo mismo, el marketing de contenidos. El marketing de contenidos se refiere a proporcionar contenidos de calidad y valiosos para tu público objetivo. Esta técnica tiene como objetivo atraer a usuarios a través de contenidos que aportan valor y convertirlos en prescriptores de nuestra marca o negocio. El blog, las redes sociales y las newsletters son los canales por antonomasia para comunicarnos y hacer difusión de nuestros contenidos.

Implementar el marketing de afiliación. La última estrategia digital es el marketing de afiliación. Esta estrategia se basa en la consecución de determinados resultados o acciones. Los afiliados (empresas, sitios web, entre otros) se encargan de publicitar los comerciantes (tiendas, anunciantes, proveedores de servicios) a través de la colocación de banners (pequeñas vallas publicitarias) en su sitio web. Si una persona hace clic en un banner, el afiliado se lleva una comisión previamente acordada. Para que sea una estrategia fructífera, hay que buscar un afiliado que tenga un público objetivo similar al tuyo y que, por tanto, sus clientes puedan convertirse en clientes tuyos.

Estas son, pues, las 7 principales estrategias de marketing digital que has de aplicar en tu Pyme para tener éxito en los tiempos actuales de pandemia. Esto no quiere decir que tengas que implementar todas las 7 estrategias, sino que cada negocio y sector tiene sus particularidades y una estrategia puede funcionar en un determinado sector, pero no hacerlo en otro. Y a la inversa.

Aparte de esto, también hay que evaluar el coste de oportunidad de poner en marcha una estrategia, ya que no es adecuado, por ejemplo, implementar una estrategia de marketing de contenidos durante dos meses y luego dejar que caiga en el olvido, ya que tu negocio tendrá una mala reputación.

En conclusión, te recomiendo que selecciones aquellas estrategias que puedas afrontar en términos de inversión y consumo de recursos. Y, lo que es más importante, no te quedes en el primer paso, el de la implementación, sino que es necesario que vayas un paso más allá: mide, aprende y vuelve a empezar. El éxito está en aprender de los errores.