¿He de renovar la página web de mi negocio?

he-de-renovar-la-pagina-web-de-mi-negocio-impulsora-digital-diseño-web-igualada-barcelona

En los tiempos actuales de aceleración digital impulsada por la pandemia, ya no basta con tener un sitio web, sino que a veces se hace necesario renovar la página web de tu negocio para que tenga un diseño atractivo y moderno, mejore su posicionamiento, ayude los usuarios a encontrar soluciones a sus necesidades y/o problemas, así como ofrezca una experiencia de usuario satisfactoria que estimule a los usuarios a emprender acción.

Cuando los empresas o negocios piensan en renovar su página web, suelen caer en pensamientos como: tardará mucho tiempo, será muy costoso y se necesitarán invertir muchos recursos. Lo cierto es que todo dependerá de si es rediseña la web por completo o, si por el contrario, se incluye un nuevo apartado web o solo se modificaran varios elementos del sitio web.

Pero vamos a la cuestión esencial. ¿Cómo saber si la página web de mi negocio ha de renovarse? Para conocer si tu sitio web necesita un rediseño, hemos elaborado una lista de aspectos fundamentales que debe cumplir tu sitio web y que si no cumple, indican que tu sitio web necesita de un rediseño web.

1. No se visualiza de forma correcta en todos los dispositivos (no es responsive)

Que una web no sea responsive significa que su diseño no se adapta de forma correcta en todos los dispositivos (móvil, tablet, pc …).

Si cuando miras tu página web desde el móvil o la tablet, debes ampliar o reducir los textos e imágenes para verlos bien, tienes que desplazarte de un lado a otro para poder ver los textos enteros, tienes que hacer mucho scroll (es decir, bajar mucho para ver toda la web), hay botones que no se pueden pulsar, menús que se cortan, etc. Esto significa que tu web no está preparada para ser visualizada de forma correcta desde todos los dispositivos con lo cual estarás perdiendo clientes.

2. Tu web tarda 3 o más segundos en cargarse

Si tu web tarda mucho en cargarse, tienes dos agravios:

  • El primero hace referencia a los usuarios, es decir, a las personas que visitan tu sitio web. La inmediatez de la sociedad actual hace que cada vez seamos más impacientes. Hay estudios que demuestran que si una web tarda 3 segundos o más en cargarse (sí, has leído bien: 3s), uno de cada 2 usuarios abandona el sitio web. Por consiguiente, si tu web tarda mucho, estás perdiendo clientes.
  • El segundo tiene que ver con los buscadores o motores de búsqueda. A Google no le gusta nada las webs lentas. La velocidad de carga de un sitio web es uno de los muchos factores que determinan el posicionamiento web de una página. De modo que, las webs lentas tienen peor posicionamiento en los buscadores que las webs rápidas.

3. El lenguaje de programación que utiliza ha quedado obsoleto

Muchas webs antiguas están creadas con lenguajes de programación que han caído en desuso. Esto hace que aparezcan errores de funcionalidad, lentitud al cargarse, efectos visuales anticuados; errores que perjudican el posicionamiento de tu página en el motores de búsqueda y que dan una mala imagen de tu negocio.

4. El diseño web está desfasado

La página web de tu negocio es la imagen de éste en el mundo digital y, por tanto, la reputación de tu negocio. Si la imagen corporativa (logo, paleta de colores y tipografía) y el diseño de tu página están alejados de las páginas web modernas y de las tendencias actuales en diseño web, tu página seguramente requerirá de un lavado de cara.

5. Los contenidos están desactualizados

El contenido de una web es uno de los aspectos más importantes a la hora de obtener visitas y conversiones. Debe estar escrita pensando tanto en el usuario como en el posicionamiento web.

Las webs que hace tiempo que no se actualizan suelen tener textos poco optimizados, es decir, textos que son o muy largos o muy cortos y que utilizan una comunicación enfocada a empujar el producto hacia los clientes en vez de centrarse en satisfacer las necesidades y resolver los problemas de éstos.

Sea cual sea el caso, si los textos de tu web no se centran en los clientes, es necesario que se modifiquen.

6. La experiencia de usuario es muy mejorable

La experiencia de usuario (UX) es uno de los aspectos fundamentales para que tu sitio web reciba más visitas tanto de nuevos clientes como los actuales, así como genere ventas.

Una UX nefasta es cuando los usuarios no saben que tienen que hacer ni donde deben ir para encontrar la información que buscan; cuando hacen más clics para llegar a un apartado web; cuando abandonan antes el proceso de compra; etc.

Por consiguiente, si la experiencia de usuario de tu web no está bien trabajada, notarás una disminución de las ventas y un incremento de las quejas de los usuarios. Este es un indicador claro que es el momento de rediseñar la web de tu negocio.

7. La web ha perdido posiciones en los buscadores

Que una página web esté bien posicionada es esencial para obtener un mayor número de visitas. Como más arriba se encuentre tu web en los motores de búsqueda, ganará en visibilidad y en visitas de potenciales clientes.

Seguramente tu web estaba bien posicionada cuando se creó, pero, poco a poco, has notado cómo ha ido bajando posiciones en los buscadores y la competencia te ha avanzado.

El posicionamiento natural u orgánico de tu web, es decir, aquel que no es pagado, no es algo que dura para siempre. Los buscadores están constantemente actualizando sus algoritmos para mostrar información de calidad e interés para los usuarios. De forma que, el posicionamiento es un aspecto que hay que ir trabajando y revisando en el tiempo.

8. La web genera pocas conversiones

La razón de ser de una página web es que los usuarios al visitarla realicen una conversión. Esto es una acción deseada, como por ejemplo: comprar, descargarse un archivo, ver un vídeo, rellenar un formulario web…

Una web con una baja tasa de conversión (CRO – Convertion Rate Optimization) no nos sirve de nada. Queremos que el mayor número de personas que visitan nuestro sitio web terminen realizando una acción deseada.

Si tu web no está optimizada para conseguir estas conversiones estás perdiendo tiempo, recursos, clientes y ventas. Por mucho que tengas visitas a la web, si éstas no se traducen en conversiones, la página no está cumpliendo el propósito para la que fue creada y requiere de un rediseño.

9. Tu negocio ha cambiado o ha crecido y tu web no lo ha hecho

Los consumidores y los mercados cambian y, por tanto, los negocios deben adaptarse a las nuevas circunstancias si no quieren desaparecer.

Si tus objetivos y estrategias de negocio ahora son otros de cuando empezaste el negocio o simplemente éste ha experimentado un crecimiento notable y tu web no está en consonancia con estos cambios, necesita de un rediseño web. Es fundamental que tanto la parte digital como física del negocio caminen en la misma dirección.

En resumen, tener una página web no responsive, lenta, con un diseño y unos contenidos desfasados, no pensada en el usuario, mal posicionada, etc. genera más pérdidas que beneficios para tu negocio. Si tienes una página mantenla actualizada porque si no el propósito para la que se creó pierde su razón de ser.

En Impulsora Digital rediseñamos la página web de tu negocio y la convertimos en una de moderna, atractiva, funcional, rápida y enfocada a resultados. Deja de perder clientes y comienzan a ganar. ¿Trabajamos juntos para hacerlo realidad? Contáctanos!